ESCUELA DE GUARDAS:


Tradicionalmente cada guarda tenía su tiempo para formar a su sucesor, por que la visión, la percepción que el buen guarda tiene de las cosas, de los indicios, de los rastros, del fluir de los procesos naturales es y debe ser diferente a la de cualquier otra persona.

El actual sistema de Habilitación de los guardas ha provocado un sin fin de nuevos guardas que lo son por saber recitar algunos artículos de normativa pero que desconocen el oficio hasta tal punto que son incapaces de explicar a su potencial contratista la esencia de este trabajo, condenándose a la inactividad.

ESCUELA DE GUARDAS:


Desde la Asociación Profesional de Guardas Jurados de Caza y del Consejo Nacional del Guarderío, conscientes del problema y con capitalización exclusiva de Guardas se creó la Escuela del Guarderío como apuesta decidida a la solución del problema.

Bajo el lema de HACER ES APRENDER esta escuela hereda la mejor tradición formativa del Guarderío procurando para sus alumnos, la asimilación de conocimientos a través de prácticas y situaciones reales de trabajo, priorizando la enseñanza del oficio ante la mera explicación de las materias de examen.